Y madrugaré a las siete

Sube a la terraza de la vieja casa y sigue el curso del sol (Manolo Garcia)

mira qué pobre tronco a la deriva
qué naúfrago de espumas y oleajes
subido así todo ese puterío a la corbata
como una floja soga sin remate

besando a los hijos
la niebla el desayuno
descubriendo las horas malheridas
inaugurando la soledad bellos
desvelos
                peregrinajes
                                      a vueltas
con este poco sueldo
con esta misma fe perdida y rota
con estas mismas manos sin descanso
y este trajín de sueños
cada vez mas vacío

mira que lluvia sucia
le ciñe la sonrisa
para que no la pierda en las aceras
para que no se oxide y le delate

y no da un paso atrás en la masacre
pero no grita mierda mierda mierda

y besa una vez más esa mejilla
con tanta miel de luna
y tanta madrugada
y tanto hijo crecido
y tanto vientre roto

roto el hilo que vino de la infancia
sucio el tiempo que no ha avisado nunca
de tanto desalojo

mira que viejo cántaro vacio
que héroe de autobús y de oficina
periódico la máquina de la vida
un beso así a los hijos
un humo así hacia dentro

ya no teme a la muerte al fin y al cabo
si detrás de ella hay algo
ya no será asombro
ni la felicidad
será la misma saña cariñosa
seguir seguir seguir
asido así todo este puterío a la esperanza.

Roberto Albandoz

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.