La Odisea

Es un poema épico de 12.110 hexámetros, distribuidos por los antiguos en 24 cantos o rapsodias. El poema está dividido en tres secciones esenciales, que tal vez fueran, en su origen, composiciones aisladas, pero constituyen parte de sus estructura interna y la diversificación de sus planos narrativos.
 
En La Odisea se muestran dos líneas de acción: una que refiere lo sucedido a Telémaco, y otra que narra lo que le acontece a Odiseo; al inicio del poema aparecen aisladas, pero al final se unen. El transcurso lineal de la historia está hábilmente fragmentado por el autor en diferentes secciones que son luego ensambladas de nuevo, sin perturbar ese carácter de continuidad. La Telemaquía, formada por las primeras cuatro rapsodias tiene un papel primordial, ya que introduce las figuras de Odiseo, Telémaco, Penélope y los pretendientes y, a la vez, provee las aventuras de Odiseo de un marco de realidad. En las rapsodias I y V se describen dos asambleas de los dioses que ponen en movimiento dos tipos de acciones: el despertar del joven Telémaco, para que se convierta en digno compañero de su padre a la hora de la venganza, y la decisión de que Odiseo, finalmente, regrese a Ítaca. En la oscilación secuencial entre un campo de acción y otro, y la inserción de la mirada retrospectiva o analepsis que perturba el orden lineal de la historia (lo que constituye un comienzo “in medias res”) es donde se halla la clave de la composición del poema, pues crea los resortes dramáticos (climáticos y anticlimáticos) que mantienen al lector (oyente en aquellos tiempos) a la expectativa e interesados en el devenir de los acontecimientos. Con base en esto, ya, desde la antigüedad, se establecieron diversos planos narrativos o secuencias narrativas en La Odisea. Así, por ejemplo, los gramáticos alejandrinos agruparon en seis partes, de cuatro partes cada una, las 24 rapsodias de que se compone esta canto épico. La primera parte (del canto I al IV) es la Telemaquía o aventura de Telémaco; la segunda (del canto V al VIII) cuenta las aventuras de Odiseo desde la isla de la ninfa Calipso hasta la isla de los feacios; la tercera parte (del canto IX al XII) es una visión retrospectiva de las aventuras de Odiseo, que éste narra al rey de los feacios, Alcínoo. La cuarta parte (del canto XIII al XVI) refiere el arribo a Ítaca de Odiseo y su estancia en la cabaña de su porquerizo Eumeo; la quinta parte (del canto XVII al XX) relata ya a Odiseo en su palacio; en la parte sexta (del canto XXI al XXIV) se asiste a la masacre de los pretendientes de Penélope y a la reintegración de Odiseo en su reinado. Para efectos de lectura, la estructura interna, o bien, los diferentes planos narrativos de este epopeya se pueden resumir en la siguiente sinopsis:
 
- Telemaquía, Telémaco visita a Néstor y Menelao
- Aventuras de Odiseo
1) Salida de Troya y arribo a la tierra de los cicones
2) Llegada a la tierra de los lotófagos
3) En la tierra de los cíclcopes, enfrentamiento contra Polifemo
4) En la tierra de Eolo, dios de los vientos
5) En la tierra de los lestrigones
6) Arribo a la isla de la hechicera Circe
7) La “nekyia” o visita a la tierra de los muertos y entrevista con Tiresias
8) En la isla de las sirenas
9) Enfrentamiento contra los monstruos Escila y Caribdis
10) Sacrilegio contra las vacas del Sol
11) Llegada a la isla de Ogigia, isla de Calipso 
12) Arribo a la isla de los feacios, Esqueria, cuyo rey es Alcínoo y su hija Nausícaa
13) Partida de Odiseo del país de los feacios y su arribo a Ítaca
- Odiseo en su palacio vestido de mendigo
- Masacre de los pretendientes y Odiseo reconocido de nuevo como rey
La Odisea es una historia de aventuras que no arranca de cantos heroicos, sino de vetustos cuentos o narraciones folclóricas. Relata las aventuras de mar de uno de los héroes del sitio de Troya, el astuto Odiseo, al volver a Ítaca. Esto cantos de regreso, denominados nostoi, están divididos en dos grupos, los que narran los peligros y los que narran las tentaciones con los que tiene que vérselas Odiseo.
 
Peligros:
- Aventura de los cíclopes (representan la ignorancia y el salvajismo)
- Aventura de los lestrigones (representan la barbarie y el atraso cultural)
- El paso por los peñascos de Escila y Caribdis
 
Tentaciones:
- Tierra de los lotófagos (ofrecían el olvido y la despreocupación)
- Isla de la ninfa Calipso (ofrecía la belleza y la inmortalidad)
- Isla de la hechicera Circe (ofrecía el ocio y la vida fácil)
- Reino de Alcínoo (su hija Nausícaa ofrecía su belleza y juventud)
- Encuentro con las sirenas (ofrecían la sabiduría)
- Las vacas del Sol (represtan la abstinencia)
 
Puede afirmarse con seguridad que la acción de La Odisea parte de tres núcleos míticos: la adolescencia de Telémaco, hijo de Odiseo; los viajes de Odiseo en busca de la patria perdida y su regreso y venganza en tierras de Ítaca. Y estos tres núcleos giran en torno a un nudo central que los une en uno solo: la conciencia mito del regreso y de la necesidad de la venganza.
 
Se presenta la astucia, la habilidad, el ingenio de Odiseo, lo que permite salir avante de los problemas y obstáculos con los cuales se enfrentan, así como la manera de deshacerse de los pretendientes que acosan a su esposa Penélope. No obstante lo señalado, conviene advertir que, en esta obra, se desarrollan dos temas fundamentales: la conciencia mito del regreso y la necesidad de la venganza, los cuales se entrecruzan y se enriquecen con otros motivos diversos, aunque, a veces, sobresalen por su carácter temático central, lo cual le infunde a La Odisea su extraordinaria unidad y coherencia.
Todos los personajes de Homero, incluso aquéllos a los que concede poca atención (porqueros, soldados rasos, sirvientas, despreciables pretendientes) son tipos reales que convencen. En cada uno de los episodios abunda una infinita variedad de conductas humanas. El propio Homero nunca interviene, casi nunca expresa un juicio. Todo lo que tiene que decir lo manifiesta con las palabras y las acciones de sus personajes.
 
- Odiseo: hijo de Anticlea y Laertes, rey de Ítaca, quien lo sucedió en el trono, padre de Telémaco con Penélope, sagaz y astuto.
- Telémaco: hijo de Odiseo y Penélope, joven, dudoso de su destino; Atenea lo aconseja y protege.
- Penélope: hija de Icario, prima de Helena; asediada por diversos pretendientes, se muestra suspicaz y, a veces, pesimista; es la máxima representación de la fidelidad conyugal.
- Circe: diosa que habita en la isla Eea; algunos le confieren el atributo de maga por sus filtros y medicamentos provocativos de males; mudó en cerdos a los compañeros de Ulises; no fue capaz de hacerlo caer bajo el hechizo de sus encantos.
- Ninfa Calipso: hija de Atlas, habita en la isla de Ogigia; prometió a Odiseo la inmortalidad y eterna juventud, lo ayuda a construir una nave para que regrese a su patria.
- Nausícaa: hija de Alcínoo y Arete, descubre a Odiseo cuando, junto con otras muchachas, jugaba a la pelota cerca del río donde acababa de lavar ropa.
Alcínoo: rey de los feacios, recibió a Odiseo, le ofreció hospitalidad y lo envío a Ítaca en una de sus barcas.
- Cíclope Polifemo: hijo de Poseidón, monstruoso, con un solo ojo en el centro de la frente, de fuerza descomunal; Odiseo lo ciega y se libra de sus ataques; encarnación de la barbarie y la ignorancia (antropófago).
- Eumeo: porquerizo fiel a Odiseo quien, junto con Telémaco, ayuda a planear la muerte de los pretendientes.
- Pretendientes: pertenecen a la nobleza, pero a una nobleza disoluta y decadente, devoradores de riquezas, en este caso de las de Odiseo; sobresale entre ellos, por su maldad, Antínoo.
 
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.